Un mundo líquido

IMAGE: Pxfuel (CC0)

Si algo tengo claro observando los efectos de la gran disrupción que está suponiendo y va a suponer la pandemia, es que nos dirigimos hacia un mundo líquido, caracterizado por la necesidad de una gran flexibilidad, versatilidad y resiliencia.

El reciente informe del Cross Innovation Strategy Group organizado por NASA en el que he tenido la oportunidad de trabajar durante estas últimas semanas y que pretende continuar en forma de plataforma lo afirma de manera clara: por mucho que pueda haber noticias sobre el desarrollo de una vacuna en un futuro cercano, es extremadamente poco probable que seamos capaces de tenerla antes de los 12-24 meses, e incluso en ese caso, es posible que para su desarrollo haya que prescindir o relajar muchos de los protocolos habituales, algo siempre complejo cuando se trata de un medicamento que se inocula a personas sanas. Es fundamental entender que la lucha contra un virus es sumamente difícil, porque debido a su extrema simplicidad, suelen utilizar mecanismos muy genéricos y propios de la actividad del propio organismo que los hospeda. El caso del VIH es claro: aunque hoy en día es controlable como una enfermedad crónica, seguimos sin tener una vacuna, y han pasado ya más de cuarenta años.

Durante mucho tiempo, viviremos episodios de reinfección recurrentes que nos llevarán a replantearnos nuestra confianza en la continuidad de la economía y el crecimiento. Eso nos aboca a un largo tiempo en el que conviviremos con la pandemia, bien con esta, con otras, o con muchos otros efectos del desequilibrio de los ecosistemas terrestres, y todo ello si somos capaces de poner bajo control los problemas que nos han traído hasta aquí y de dar lugar a una nueva normalidad diferente de la anterior. Da lo mismo en qué actividad o industria estés pensando: esos tres atributos, flexibilidad, versatilidad y resiliencia van a resultar fundamentales en la época que vamos a vivir.

En mi industria en particular, la educación, algunos lo tenemos enormemente claro: el futuro demandará soluciones que permitan trasladar la actividad de la dimensión física a la online de manera inmediata y sin interrupciones, como de hecho fuimos capaces de hacerlo a principios del pasado marzo. La gran diferencia de cara al futuro es que el pasado marzo lo hicimos con los recursos que teníamos, que afortunadamente eran abundantes debido a lo avanzado de nuestra estrategia de transformación digital, pero en un entorno caracterizado por una emergencia, mientras que en el futuro lo haremos por diseño: todos los parámetros de la actividad estarán diseñados para que esa transición pueda tener lugar en cualquier momento, de manera general o particular, afectando a todo el colectivo o tan solo a una persona o a un grupo, y referido no solo a la actividad académica como tal, sino a todas las actividades que puede englobar. Que una persona pueda estar físicamente en un aula o en otro lugar, sea su casa o la otra esquina del mundo, no debe determinar una influencia en la calidad de la educación que recibe, en ningún sentido: tendrá que ser capaz de adquirir conocimientos, de interactuar con profesores, alumnos o invitados sobre ese proceso, de participar en actividades de discusión, presentación o evaluación, etc. Con total normalidad, como una característica más del entorno.

Pero vamos más allá de la educación: estamos hablando de una transformación que afectará a todas las industrias. ¿Cómo se traslada una filosofía líquida a otras actividades? Todo tendrá que ser líquido: las cadenas de valor se adaptarán para depender de múltiples fuentes y poder modificarse de manera ágil y dinámica. La gestión política y global tendrá que hacerse igualmente líquida: compartiendo datos y marcos conceptuales de actuación, con transparencia absoluta, y recurriendo a instituciones supranacionales más fuertes que permitan generar un aprendizaje común, en lugar de muchas cadenas de errores. El cuidado de la salud evolucionará y se digitalizará para permitir una monitorización continua, sin que ello signifique, lógicamente, que la interacción física pierda su indispensable protagonismo: si tienes tos, es muy posible que tu primer diagnóstico lo lleve a cabo tu asistente doméstico o tu smartphone, aunque tengas la oportunidad de acudir a un hospital. Trabajaremos desde casa, pero eso no impedirá que tengamos una oficina en la que hacerlo también, sea porque lo preferimos puntualmente, porque nos viene mejor o por otras razones.

Vete pensando cómo puedes convertir tu actividad en algo líquido. Los líquidos fluyen, rellenan todos los espacios disponibles, se adaptan a las formas del entorno. Educación líquida, cadenas de suministro líquidas, servicios líquidos, sistemas de gestión líquidos, liderazgo líquido. ¿Cómo entender e incorporar esa nueva variable en tu negocio?



Enrique Dans
Enlace: Un mundo líquido

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies