Parar la cadena del odio

IMAGE: Mark Zuckerberg w/ Stop Hate for Profit logo.

Varias asociaciones pro-derechos civiles norteamericanas proponen a las compañías un boicot a la publicidad de Facebook durante el mes de julio, bajo el hashtag #StopHateForProfit, como respuesta a la inacción de la compañía a la hora de detener el discurso del odio, siguiendo el ejemplo de campañas similares en el Reino Unido.

Múltiples informes recientes demuestran que Facebook, siendo plenamente consciente de que su plataforma y sus algoritmos favorecían el enfrentamiento y el extremismo, tomó decisiones específicamente destinadas a no combatirlo, ignorando su propia investigación al respecto, y prefirió mantener esa característica como forma de asegurar una mayor participación en la plataforma y así mejorar sus ingresos.

¿Cómo interpretar las dinámicas de polarización en Facebook? Simplemente, como algo que la compañía ha buscado expresamente para beneficiarse de ellas. Según un reciente estudio de NYU, las inversiones de Facebook para supuestamente tratar de moderar sus contenidos incorporando a decenas de miles de personas fueron claramente inadecuados y llevados a cabo en unas condiciones que hacía prácticamente imposible solucionar los problemas de la plataforma: básicamente, Facebook lo hizo simplemente por estética, para poder decir que estaba haciendo algo al respecto, e incluso diseñó productos, como los grupos, para mantener esa polarización al margen de todo control. En realidad, nunca pretendió detener la escalada del odio, porque simplemente le resultaba más rentable que esa escalada tuviese lugar de manera cotidiana.

Las voces que se alzan contra Facebook y la petición de boicot está haciéndose cada vez más fuerte y más visible, con clientes conocidos como The North Face anunciando en Twitter su decisión de unirse y agencias de publicidad recomendando a sus clientes hacer lo mismo. Otros, como Sleeping Giants, urgen a las compañías a dejar de anunciarse en plataformas o publicaciones en los que tenga cabida el discurso del odio. Varios líderes de asociaciones de derechos civiles, tras reunirse con la compañía, criticaron duramente su postura en estos temas. Otra voz interesante, Joanna Hoffman, conocida por ser la mano derecha de Steve Jobs, ha afirmado que Facebook es un narcotraficante que vende una droga adictiva llamada ira, y hasta los empleados de Facebook, los veteranos de la compañía y los científicos cuyas investigaciones son financiadas por la Chan Zuckerberg Initiative han protestado contra la posición adoptada por Zuckerberg con respecto a sus prácticas en ese sentido.

Es difícil saber si el boicot convocado para el próximo mes de julio será realmente efectivo o se limitará a ser un gesto que no erosione en absoluto la posición de Facebook: en la práctica, son muchas las compañías que dependen del certero francotirador de Facebook para justificar sus inversiones en marketing, o incluso simplemente para engañarse y engañar a otros comprando tráfico para sus páginas. Pero si cunde el ejemplo y algunas compañías empiezan a colgarse orgullosas la insignia Facebook-free, la iniciativa podría tener un importante valor de cara al futuro.

Debe ser terrible pensar en lo que has hecho en tu vida, y plantearte que te has dedicado a crear herramientas para que la gente se polarice, para que circulen mensajes que fomentan el odio o para favorecer el acoso y el bullying. Cada día más, Mark Zuckerberg es calificado como «el gran oligarca norteamericano», un auténtico monstruo de egolatría que solo cree en sí mismo y que es capaz de hacer lo que haga falta con el fin de mantener sus beneficios a costa de lo que sea, aunque ponga en peligro la esencia de la mismísima democracia. Una persona en el lado equivocado de la historia.



Enrique Dans
Enlace: Parar la cadena del odio

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies