mmhmm, ¡esto funciona!

IMAGE: E. Dans

El pasado martes tuve la oportunidad de probar Mmhmm, el software para videoconferencias recientemente presentado por Phil Libin, aún en beta cerrada, y del que hablé hace algunas semanas con el compromiso de volver a comentarlo cuando tuviese la oportunidad de probarlo en condiciones reales.

El resultado ha sido sencillamente fantástico. El programa, por el momento únicamente disponible para plataforma macOS, aporta las prestaciones necesarias para hacer una presentación verdaderamente lucida, a cambio de una enorme sencillez. Tras probarlo durante únicamente un rato, me pareció tan simple y a prueba de errores, que decidí utilizarlo en mi conferencia inmediatamente.

Para probarlo, utilicé Zoom, donde lo único que hay que hacer es seleccionarlo como cámara en lugar de vuestra webcam o de la cámara que utilicéis habitualmente. Con el mismo sencillo método permite configurarlo para usarlo con la mayoría de los programas de videoconferencia (Blue Jeans, Facebook Messenger, Google Meet, GoToMeeting, Microsoft Teams, Houseparty y Jitsi). A partir de ahí, exportas la presentación a imágenes, y las cargas en el programa, en el que puedes cambiarlas de orden, insertar otras, etc. con total flexibilidad (en breve, permitirá utilizar directamente presentaciones en PowerPoint o Keynote, sin necesidad de importarlas como imágenes). Anteriormente, utilizaba los fondos virtuales de Zoom para situar mi presentación y la iba cambiando a medida que hablaba, pero a esa opción le faltaba cierta flexibilidad, y si quería cambiar una imagen para ponerla en otro orden, debía eliminarlas y cargarlas de nuevo por no poder simplemente arrastrarlas y soltarlas. Una vez cargada, la presentación puede guardarse en un fichero con extensión .mmhmm que puede recuperarse posteriormente para seguir trabajando, y que almacena también la configuración utilizada.

Configurada la presentación, el resto de las opciones del programa se sitúan en menús flotantes. El de Cámara solo lo utilizas al principio para especificar la cámara que vas a utilizar, y sobre todo, si vas a utilizar un fondo virtual o tienes una pantalla física o chroma, altamente recomendable para obtener un resultado profesional, así como configurar el color de esa pantalla y su nivel de sensibilidad. Después, escoges si lo deseas un fondo virtual estático o dinámico (yo opté por el típico y manido fondo de estantería) en el menú Rooms, y en el menú Presenter, controlas tu nivel de tamaño y opacidad (puedes hacerte semitransparente, interesante si no quieres tapar parte de la imagen que estás mostrando, o incluso monocromo en algunos colores), si prefieres ocultar tu imagen puntualmente; y si quieres aparecer directamente recortado sobre el fondo virtual, o bien en un recuadro o un círculo (preferible si no utilizas chroma key para evitar los típicos bordes mal definidos).

Por último, tres botones en la barra superior te permiten decidir durante la presentación si quieres que ésta aparezca en un formato Over the Shoulder (como aparece en la imagen de este artículo), si quieres que se convierta en fondo virtual y rellene toda la imagen, o si prefieres que puntualmente desaparezca. La presentación se puede hacer avanzar y retroceder con el ratón, con las flechas del teclado, o incluso, si lo tienes a mano, con un mando de la PS4 u otro controlador Bluetooth.

Además, permite grabar la presentación, y en la última versión que han presentado, incorporar un Copilot, una persona que presente a medias contigo o que pueda controlar las opciones de tu presentación o avanzar y retroceder en ella, si así lo deseas.

Durante la presentación, mi recomendación es simplemente mantener la ventana de mmhmm delante de ti – si lo deseas, puedes enviar la de Zoom a un segundo monitor, o bien dejarla en segundo plano – y así, poder ir cambiando los parámetros que estimes oportunos. Yo, por ejemplo, opté por estar a toda pantalla y sin ventana de presentación mientras interaccionaba con quien me estaba presentando o con otros ponentes, pero reducir mi tamaño y situar la presentación en cualquiera de los dos formatos mientras la utilizaba, dependiendo de si la imagen que estaba presentando requería más o menos nivel de detalle, o de si mi imagen tapaba partes interesantes de la misma. Un manejo sencillísimo, prácticamente sin margen para los errores, y que permite hacer presentaciones mucho más profesionales que simplemente con la opción de compartir pantalla.

¿Qué me ha parecido interesante de mmhmm? Sencillamente, que se nota a la legua que es un program creado por personas que tenían una necesidad, y que lo han desarrollado para solucionarla de manera brillante y profesional. Quienes lo han concebido son, sin ninguna duda, personas que necesitaban hacer mejores presentaciones que las que los programas tradicionales de videoconferencia permiten hacer, y que podían invertir el tiempo y los recursos necesarios para ello. En este momento, en el que muchísimas personas se están viendo obligadas a participar en videoconferencias y a hacer presentaciones online, mmhmm se convierte en un requisito que marca el nivel de profesionalidad, la posibilidad de presentar con comodidad y con resultados óptimos. Para quien valora el resultado de sus presentaciones, ese tipo de opciones no son en absoluto un preciosismo, sino una forma de hacer las cosas bien.



Enrique Dans
Enlace: mmhmm, ¡esto funciona!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies