Los objetivos de desarrollo sostenible y la tecnología

Sustainable Development Goals (IMAGE: United Nations)

Los objetivos de desarrollo sostenible, ODSs o SDGs por su abreviatura en inglés, son uno de los compromisos más importantes adquiridos por los 192 países del mundo en 2015 de cara a asegurar la viabilidad futura de la civilización humana en el planeta, y se enfrentan, en la década que transcurrirá desde 2020 hasta 2030, a su gran momento de la verdad, a la necesidad de avanzar de una manera clara y decidida en su cumplimiento antes de que nos quedemos sin tiempo.

El tiempo de los escépticos y negacionistas se acaba. Puedes leerlo donde quieras, en la prensa de referencia científica o económica según sea tu preparación o tu interés, pero es tiempo de hechos, no de opiniones: los efectos de la emergencia climática están aquí, y pretender que no hagamos nada para tratar de prevenirlos porque «los científicos se equivocan» sería una solemne e imperdonable estupidez. Ahora, a medida que empieza a disiparse el escepticismo más primario y absurdo, debemos evitar que cundan otras teorías igualmente peligrosas derivadas del mismo, como el malthusianismo y el ecofascismo.

¿Qué papel tiene la tecnología en todo esto? Absolutamente fundamental. El desarrollo y la adopción de tecnología es importantísimo en todos los desafíos que se plantean, y eso es algo que, en unos tiempos caracterizados por un desarrollo tecnológico que genera a muchos una serie de temores irracionales mayores que en ninguna otra época histórica a pesar de un desarrollo cultural supuestamente mayor y de un mejor acceso a la información, tenemos que hacernos mirar como sociedad. La tecnología, en general, está siendo capaz de ofrecer soluciones cuando se le demandan: el problema está, en la mayoría de las ocasiones, en que los procesos de adopción, y por tanto, la capitalización de los dividendos tecnológicos que pueden obtenerse de ello, no se lleva a cabo con la suficiente velocidad o no son asignados o repartidos de la manera adecuada.

¿Qué tecnologías nos ofrecen posibilidades prometedoras para contribuir a los objetivos de desarrollo sostenible? Las respuestas son múltiples, pero destaca especialmente todo lo relacionado con la automatización avanzada a través del machine learning, la transformación digital de cara al desarrollo de mercados más eficientes, las tecnologías de producción energética que posibiliten y aceleren la descarbonización, etc. Cada objetivo tiene sin duda su reto tecnológico asociado, y de hecho, lo importante es que desde nuestra posición individual y desde la de las compañías en las que trabajamos analicemos a qué objetivos podemos colaborar, entendamos que la tecnología es una palanca fundamental para ello, y de qué manera podemos hacerlo. Si en tu compañía aún no lo habéis hecho, vete pensando en poner en marcha esa reflexión y en derivar medidas de ello, porque es un análisis importante y que pronto tendrás que hacer.



Enrique Dans
Enlace: Los objetivos de desarrollo sostenible y la tecnología

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies