Liderazgo, redes sociales e innovación: entrevista en el Diario de Navarra

La idea de que "si tuiteas mucho, no vives" es un mito - Diario de Navarra Iñigo Sota, de Diario de Navarra, me entrevistó en mi hotel de Pamplona antes de mi conferencia en la sede del diario, y la publica hoy bajo el título “La idea de que ‘si tuiteas mucho, no vives’ es un mito” (ver en pdf).

Hablamos de muchos temas, pero el de las redes sociales y su uso como herramienta directiva fue uno de ellos. El mito citado en el titular, esa idea de que una persona activa en las redes sociales es algún tipo de zombie que se lo pierde todo y no disfruta de nada “porque está subiendo cosas a la red”, es algo que habitualmente proviene de quienes no han participado en redes sociales en su vida, y piensan que escribir un tuit, hacer una actualización en Facebook o subir una foto a Instagram es una tarea que se les antoja tan complicada y que exige tanta concentración, que tiene forzosamente que llevar “alrededor de media hora”, o algo así.

Nunca he considerado que por escribir un tuit durante una conferencia, un espectáculo, una cena o una conversación me pierda nada de lo que sucede en ellas, y aunque lógicamente, pueden existir comportamientos compulsivos – si en una cena te dedicas a escribir un tuit cada diez minutos, terminará, lógicamente, resultando insoportable para los que te rodean – lo normal es que se puedan compaginar perfectamente ambas actividades. Con el escaso tiempo que consume subir una fotografía o una frase de 140 caracteres, resulta completamente absurdo refugiarse en la idea de “me pierdo lo que pasa” o el “no me concentro”, como si para escribir una simple frase hubiese que esperar a que viniesen las musas. Lo siento, pero lo de “no disfruto porque me estoy haciendo un selfie” es ni más ni menos que un mito.

Las redes sociales son uno de los elementos que, en muchas de sus vertientes, contribuyen al desarrollo del liderazgo. Utilizarlas en su vertiente externa permiten expresar elementos de la vida de una persona – qué lee, a qué conferencias o eventos acude, con quién habla, etc. – que pueden convertirse en elementos de referencia bien a nivel externo, o como parte de modelos de comunicación interna. Conseguir desarrollar un ámbito de influencia en redes sociales, sean una serie de cuentas con las que mantenerse informado o con las que intercambiar referencias en Twitter, un grupo de LinkedIn o un canal de Slack, son algunas de las tareas que, cada vez más, permiten a un directivo generar valor.

Además, hablamos de cómo utilizar el hiperactivo entorno tecnológico actual para salir de nuestra zona de confort, para disciplinarnos para probar nuevas cosas, nuevas formas de hacer las cosas, y entender qué consecuencias y qué significado pueden llegar a tener en nuestra actividad. Nuestro cerebro cambia y mejora cuando intentamos disciplinarnos para no hacer siempre las mismas cosas, cuando tratamos de cambiar nuestros hábitos solo por el interés en probar cosas nuevas. Del mismo modo que no es bueno acostumbrarse a hacer siempre el mismo camino en el coche cuando vamos de casa al trabajo, y no me refiero a cuestiones de seguridad, sino a otras más relacionadas con los flujos de atención, tampoco es bueno, en el entorno empresarial, hacer siempre las cosas siempre de la misma manera. Y menos cuando el entorno introduce cambios constantes y a gran velocidad.

Hablar con directivos de una compañía y encontrarte un grupo de personas que manifiestan tranquilamente una ignorancia total sobre fenómenos tecnológicos que hace tiempo que conforman una parte perfectamente consolidada de nuestro entorno es algo sencillamente patético, como lo es esa frase tan habitual de “no, yo en las nuevas tecnologías no me entero de nada”, que por un lado olvida que, en el 99% de los casos, se habla de tecnologías no precisamente nuevas sino con varios años de antigüedad y, por otro, se esgrime como un “es que tengo tanto trabajo, que no puedo prestar atención a frivolidades”. Ese modelo de directivo que no tiene en cuenta los cambios en el entorno, que cree que el cambio tecnológico no le va a afectar y que sigue confiando en que lo que aprendió una vez hace muchos años le va a servir hasta el final de su carrera es el que, sencillamente, está en vías de extinción.

 


Enrique Dans
Enlace: Liderazgo, redes sociales e innovación: entrevista en el Diario de Navarra

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies