Las herramientas de la web y la calidad democrática de los países

Voter registration campaign - FacebookDos noticias recientes me llevan a pensar en la interacción entre las herramientas de la web y la democracia: por un lado, la campaña llevada a cabo por Facebook para recordar a sus usuarios norteamericanos la posibilidad de registrarse para votar en las próximas elecciones presidenciales, que en numerosos estados ha sido capaz de generar importantes incrementos en el volumen de ciudadanos registrados.

Por otro, el lanzamiento por parte de Google de una herramienta para hacer fact-checking de noticias en Google News, una forma de, mediante una etiqueta, intentar proporcionar un mayor nivel de contraste, de veracidad, o al contrario, de poder poner de manifiesto posibles mentiras en las noticias facilitando que aquellas páginas dedicadas a la comprobación de noticias puedan incluir los resultados de sus análisis al lado de la propia noticia analizada.

En el primer caso, me parece muy interesante entender el potencial de las redes sociales a la hora de proporcionar no solo recordatorios, sino también caminos que facilitan las cosas a los ciudadanos. El sistema electoral norteamericano exige que los votantes se registren para poder ejercer su derecho al voto, y el porcentaje de votantes registrados ha ido aumentando a lo largo de la historia del país desde los momentos iniciales en los que solo los hombres, propietarios de tierras y blancos podían votar, hasta el momento actual, en el que a pesar de la universalidad del derecho para todos los ciudadanos, menos de un 45% se registra para ello. Que una simple campaña llevada a cabo por una red social como Facebook contribuya significativamente a incrementar el porcentaje de votantes registrados en muchos estados es algo que, sea por la razón que sea, mejora la calidad de la democracia en su conjunto.

Claramente, en la simplicidad está la clave. Antes de este tipo de iniciativas, un ciudadano debía acordarse de su intención de registrarse para votar, encontrar un momento adecuado para ello, e informarse sobre dónde y cómo hacerlo. Con la campaña, una persona recibe el recordatorio en un soporte, la red social, que habitualmente le recuerda muchas otras cosas – desde cumpleaños de amigos o familiares hasta eventos o aniversarios de cualquier cosa – y que además de facilitarle el enlace adecuado y directo para ello (en función del estado en el que reside), le proporciona una retroalimentación positiva mostrándole quiénes de sus amigos se han registrado ya para votar. A veces, mejorar la calidad democrática de un país – entendida como el número de participantes en una toma de decisiones colectiva – es tan simple como utilizar las herramientas adecuadas.

La iniciativa de fact-checking de Google incide, sin duda, en otra manera de mejorar la calidad democrática: a través de medios que llevan a cabo su trabajo de informar de manera responsable. En la sociedad actual estamos viviendo un proceso de gradual abandono de los principios más básico de la ética: si una compañía miente y pone en el mercado vehículos que contaminan cuarenta veces más de lo que decía en su publicidad, la convertimos en líder de mercado. Si un político miente o roba, nos parece “lo normal” y tendemos a olvidarlo en seguida. En este contexto, que surjan cada vez más organizaciones dedicadas al fact checking, que analizan las noticias y las contrastan con hechos y datos fehacientes y comprobables a golpe de clic, es algo indudablemente positivo. Que el Washington Post mantenga desde 2013 un fact checker que en sus últimas ediciones ha otorgado su máxima calificación, cuatro pinochos, a discursos de Donald Trump es algo que puede llevar a muchos a plantearse la línea editorial de periódico, pero que sin duda aporta mucho aunque solo sea por hacer públicas sus herramientas de análisis y las fuentes de los datos utilizadas en el proceso. Podemos alegar que la elección de los elementos sobre los que levar a cabo comprobaciones sea arbitraria o no lo sea, pero indudablemente, hablamos de un mayor nivel de análisis, y por tanto, de más elementos en manos del ciudadano a la hora de estableces qué es verdad y qué no lo es. Contribuir a facilitar el fact checking, incluso contando con que ello desemboque en que algunos pretendan pasar por fact checks análisis en realidad falseados o tendenciosos, es una manera de elevar el precio de la mentira y, por tanto, de mejorar la calidad de la democracia.

¿No resulta curioso que en España, donde numerosos medios demuestran todos los días una necesidad acuciante y desesperante de fact checking, seamos uno de los pocos países del mundo que no tengamos Google News? ¿Alguien recuerda por qué lo cerraron?

 

 

This article is also available in English in my Medium page, “How web-based tools can improve our democracy simply and easily

 


Enrique Dans
Enlace: Las herramientas de la web y la calidad democrática de los países

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies