El reset como oportunidad, mi columna en Invertia

IMAGE: Needpix.com (CC0)

Mi columna de esta semana en Invertia, la sección de economía de El Español, se titula «El reset como oportunidad«, y está encuadrada en una sección que se titula «50 opiniones para salir de la crisis«.

Nunca en la historia ha tenido la humanidad la oportunidad de observar qué ocurre cuando la actividad económica y productiva se detiene prácticamente en su totalidad y en una gran cantidad de países. Los efectos son, verdaderamente, para reflexionar. Los brutales descensos de los niveles de contaminación en las ciudades llevan a numerosos ciudadanos a interesarse por los vehículos eléctricos o por el teletrabajo como forma de llevar a cabo una transición que elimine lo peor de lo que nos trajo hasta aquí, las fuentes fundamentales de unos embotellamientos y de una contaminación que, como ahora sabemos gracias a los estudios, es la que nos hace más vulnerables.

La pandemia es el aviso más claro que la naturaleza ha podido enviarnos: si seguimos incrementando la presión sobre los ecosistemas y sobre las especies salvajes, tendremos cada vez más problemas. Debemos considerar el reset al que nos ha obligado la pandemia como una oportunidad para que nuestras ciudades cambien y no vuelvan a como estaban antes, para reorganizar nuestra economía en base a fuentes de energía limpias – aprovechando que los combustibles fósiles son ahora claramente deficitarios – y para asegurar que los planes de rescate que emprendamos tengan como protagonista a la sostenibilidad.

El mayor peligro ahora es la inercia: la pandemia ha puesto de manifiesto los errores y la insostenibilidad del sistema anterior, y si la recuperación nos lleva a volver a como estaba, significará que no hemos aprendido nada. El brutal desprecio del virus por las fronteras y la supina resistencia de los muchos gobernantes a aprender de la experiencia de otros países es la prueba de la interdependencia global y la imperiosa necesidad de estructuras de cooperación supranacionales, y aún así, veremos a algunos irresponsables estimular olas de nacionalismo que pretendan llevar a las sociedades temerosas a retirarse tras sus fronteras.

Ahora podemos transformar la economía y lograr, además, que esa transformación la haga más rentable. No despreciemos la oportunidad. Si no aprovechamos este parón para hacer un reset que de verdad valga la pena y corrija nuestro rumbo insostenible, estaremos cometiendo un grave error que nos tocará pagar más adelante.



Enrique Dans
Enlace: El reset como oportunidad, mi columna en Invertia

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies