El petróleo y el signo de los tiempos

IMAGE: Jimgade - Pixabay (CC0)

Mi columna de esta semana en Invertia se titula «Nuevos tiempos, nuevas energías» (pdf), y está, como casi siempre, inspirada en una serie de enlaces recientes que he ido almacenando sobre el estado actual de la industria del petróleo y la transición energética que nos disponemos a vivir.

EL primer enlace que me llamó la atención fue el que evidencia la pérdida de capitalización bursátil de las cinco compañías petrolíferas más grandes de los Estados Unidos: 172,000 millones de dólares en pérdidas, la mitad de su valor. Obviamente, es normal que una compañía, en un período de reducción drástica de su actividad como el que se deriva de un confinamiento, llegue a perder valor, pero que se reduzca a la mitad implica algo más que las consecuencias de ese descenso, y apunta más a otro tipo de cuestiones. Cuando Chevron despide a 6,000 personasBP a 10,000 (el 15% de su plantilla), y Shell recorta sus sacrosantos dividendos por primera vez desde la segunda guerra mundial, es que esto va más allá de una simple crisis coyuntural.

Especialmente interesante es relacionar estas cuestiones con la lectura de un artículo que me pareció enormemente recomendable, «‘It’s like a burning theater, and everyone is trying to get to the door’: oil traders on the day prices went negative«, que describe lo que ocurrió en los mercados de petróleo el día que, finalmente, fueron conscientes de que parar las instalaciones de producción era algo costosísimo, pero que simplemente, ya no tenían sitio donde almacenar más petróleo (tras haber llenado incluso los petroleros sin pretender transportar nada a ningún sitio, utilizándolos como depósitos flotantes). Una consecuencia lógica de un mercado brutalmente especulativo, enormemente condicionado por enormes diferencias en los costes de producción de cada compañía, y en el que la inmensa mayoría de los que participan no han tocado jamás un barril de petróleo ni saben casi qué aspecto tiene.

Combustibles fósiles como el carbón o el petróleo, que llevan décadas envenenando el planeta, son cada vez más, venenosos también para sus inversores. En España llevamos ya tiempo viendo la transición: los recientes anuncios de cierre de centrales térmicas abastecidas con carbón como Meirama o Los Barrios dejan clara la dirección del cambio. El petróleo, por otro lado, va optando por la instalación de tecnologías de captura, reutilización y almacenamiento del dióxido de carbono (CCS o CCUS) que generan en su actividad, y hasta Saudi Aramco, la mayor compañía petrolífera del mundo y la que cuenta con una mayor ventaja en costes, trata de convertirse en ejemplo e inicia un artículo hablando de la necesidad de asegurar un futuro sostenible.

A medida que los costes de producción de las energías renovables baten récords por abajo, vamos siendo cada vez más conscientes del recorrido que le queda a los combustibles fósiles: una fuente de energía que nos trajo hasta donde estamos, pero que además de ser ecológicamente insostenible, es ya mucho más cara que su alternativa sostenible. Nos aproximamos cada vez más a un futuro definido por tarifas planas, en el que la energía será demasiado barata como para que compense medir su consumo, y en el que el petróleo quedará cada vez más relegado a aquellos usos que no sean capaces de adaptarse para consumir esa electricidad cada vez más abundante y más barata. Eventualmente, toda la energía que consumimos, desde los calentadores de nuestras casas hasta los aviones, barcos y camiones, será electricidad, bien almacenada en baterías o producida por la hidrólisis de hidrógeno obtenido mediante fuentes sostenibles, y hasta los productores de petróleo evolucionarán para producir esa electricidad.

Espiral negativa y retroalimentada. Sector en declive, con importantes activos altamente especializados, y diferencias de costes muy sensibles entre competidores: un análisis estratégico de libro. Quienes no sepan verlo a tiempo, ya saben lo que les queda.



Enrique Dans
Enlace: El petróleo y el signo de los tiempos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies