Robots para pescar

IMAGE: Visarute Angkatavanich - 123RF

El pez escorpión (varias especies del género Pterois, sobre todo P. volitans y P. miles), conocido en inglés como Lion fish, se ha convertido en un importantísimo problema ecológico. Originario de la zona indo-pacífica, ha conseguido gracias al hombre colonizar amplias áreas costeras del Atlántico, como buena parte de la costa este de los Estados Unidos, el Caribe y el golfo de México.

En esas aguas más cálidas, el animal crece hasta un tamaño sensiblemente más grande que en su habitat natural, da lugar a poblaciones muchísimo más densas, y se convierte en un super-predador capaz de consumir hasta veinte peces en treinta minutos. Además, tiene una enorme capacidad de reproducción, vive hasta treinta años, y carece de enemigos naturales, lo que le lleva prácticamente a aniquilar a otras especies. Dado que alguna de las especies sobre las que ejerce presión predatoria son herbívoros que se alimentan de las algas que viven sobre los arrecifes de coral, muchos de estos arrecifes terminan por morir, dando lugar a cambios en la fisonomía de las zonas costeras.

Para intentar luchar contra el problema se han emprendido iniciativas como fomentar su pesca submarina, o incluso invitar a cocineros a que inventen recetas en las que el pez escorpión, que puede consumirse sin problemas tras eliminar sus dieciocho largas espinas venenosas y que, de hecho, tiene una carne de gran calidad, sea el protagonista. Esas iniciativas tienen, sin embargo, un efecto limitado: los buceadores solo alcanzan zonas de la plataforma cercanas a la costa, capturan pocos ejemplares, y aunque el pez escorpión alcance cierta popularidad en algunos restaurantes de las zonas afectadas, estos no tienen peces suficientes como para atender la demanda, y la presión generada sobre el ecosistema no es suficiente como para reducir sus poblaciones.

Hasta aquí, un problema complejo: momento de dejar entrar a la tecnología. RISE es una iniciativa creada por iRobot, la compañía fundada en 1990 por tres ingenieros del MIT, cuyo producto más conocido es el robot aspirador Roomba, que se ha planteado financiar parcialmente mediante crowdfunding una iniciativa, The Lion fish Project, destinada a producir un robot submarino que, suspendido por un cable desde un barco y bajo el control de una persona con un interfaz similar a un joystick, es capaz de identificar peces escorpión, y generar una descarga eléctrica que los aturde lo suficiente como para succionarlos a un tanque en el que va acumulando animales, para posteriormente subir a la superficie convertidos en pesca. Posiblemente, la manera más futurista que habéis visto de pescar. Pero también, potencialmente, la más selectiva.

Un robot capaz de pescar, y no ya solo de pescar, sino de capturar una especie en concreto. El proyecto se lanza el próximo día 19 de abril en Bermuda coincidiendo con la Copa América, donde habrá además un chef conocido que se encargará de cocinar peces escorpión en variadas maneras, esperando que la solución permita dotar de escala a una actividad, la pesca, que en su concepción no robótica no estaba siendo capaz de atajar el problema. ¿Veremos en el futuro robots similares a este, o incluso con grados mayores de autonomía, convertidos en una manera de capturar de manera más controlada y selectiva poblaciones de especies sometidas a explotación pesquera? ¿Pueden la tecnología convertirse en una manera de intentar arreglar los problemas que el hombre ha generado en el ecosistema?

 

 

This post is also available in English in my Medium page, “Robots for fishing

 


Enrique Dans
Enlace: Robots para pescar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies